Inter-Rail

Interrail, es una forma diferente de viajar y conocer Europa. Pero para ello es necesario que cumplas una serie de características y requisitos, aunque estos apenas suponen complicación. Interrail es una manera de viajar especial, cuya dependencia está en que tus ganas, tus piernas y tu espíritu de viajero por recorrer Europa no estén limitados. Quizás sea un inconveniente para ti el hecho de no tener tu viaje organizado o asegurado, aunque si esto es así es evidente que tus ganas de conocer mundo y cultura son casi nulas comparándolas con las de una persona que está dispuesta a coger una mochila sin saber qué es lo que le espera. Creo que se le puede considerar una filosofía de viaje. Con ella aprendes a viajar con un presupuesto ridículo, aprendes a entender el viaje y a compartirlo con gente que ni conoces, ni sabes si volverás alguna vez a verla. Las ciudades que puedes conocer en este viaje hacen muy apetecible el abandonar la monotonía de tu ciudad, para saciar la curiosidad de saber lo que se cuece en otros países.

1. Roma, la ciudad eterna
2. Amsterdam, la ciudad de los canales
3. Paris, el corazón de Francia
4. Londres, la capital de las islas
5. Florencia, la cúpula del mundo

Para que sepas mejor de lo que va el tema, es necesario que tengas en cuenta que: Interrail es un billete de tren, y se compra en cualquier estación de trenes de largo recorrido.Con el billete puedes coger sin pagar nada casi todos los trenes que quieras.

No trae ningún recorrido prefijado. El recorrido lo haces tú, al elegir los trenes en que te montas.

El billete es válido durante un periodo de tiempo, para unos determinados países, en función del tipo de billete que elijas. Puedes elegir la duración del billete, entre 16, 22 y 30 días, incrementándose el precio al aumentar los días.Los días son los que tú quieras a lo largo del año, y son consecutivos, es decir, 16 días son 16 días seguidos, independientemente de que cojas o no trenes en alguno de los días. No se recuperan ni se reembolsan los días en los que no has viajado.Los países de validez del billete se distribuyen por zonas. Tú compras tu billete por zonas: para una zona, para dos zonas, para tres zonas o para todas las zonas, incrementándose el precio cuantas más zonas elijas. Ya tienes un breve comentario sobre lo bueno que puede suponer el interrail para saciar tu sed de viajar.

Volar o no volar … Ser piloto

En el pasado os he comentado en alguna entrada que mi chico le encanta ir a volar. Él es un piloto experimentado y en muchas ocasiones salimos a volar por Sevilla y sus alrededores. Hace tiempo que viene ‘calentándome la cabeza’ para que pruebe de sacarme la titulación de pilota (se dice pilota? jajaja) miraré en la RAE!

Hace unos días en nuestra última salida por Sevilla tuvimos un apuro al bajar el tren de aterrizaje y la verdad es que llevo ya un tiempo con algo de miedo en el cuerpo. Mi chico me insiste en que si aprendo la teoria y me formo entenderé bien que todo peligro está controlado. ¿Será así? He visto por internet diferentes academias de vuelo y la verdad que hay una que me queda cerca de casa. No obstante antes de apuntarme he encontrado una web que hacen exámenes para piloto . También encontré otra web que tienen preguntas online ulm. La verdad es que está todo inventado y en Internet encuentras de todo !!

Veremos que ocurre; de momento me apuntaré a la pagina para exámenes PPL y luego miraré de apuntarme a una academia de pilotos.

El nuevo y viejo Bond…

Os habéis parado a pensar qué será del mundo cuando el señor Bond, James Bond alcance la honorable edad de 65 años y se jubile? Y eso siendo optimistas, que no está uno precisamente versado en el convenio laboral de los Servivios Secretos de Su Majestad y tal vez sus agentes se apuntan al Imserso incluso antes. Como para ponerse a temblar, ¿no les parece? Quiero decir que, bueno, allí está el nuevo Bond, ¿no?, todo rubio y todo cachas, puro músculo, en plena efervescencia vital, que no hay quien lo pare, vamos, y quedémonos con ese, porque el de David Niven ya no cuenta ni por asomo. Ahora este es el precedente, el principio, y después de éste viene –vino, qué ironia y qué lío- todo lo demás, que fueron -son- todos los demás, es decir, ya sabéis, el insustituible Connery, el carapalo Moore, el sin par –literalmente- Lazenvy, el soso Dalton, y el indespeinable Brosnan. Para que luego digan que lo de Corporación Desmoestética es sólo cosa de mujeres… En fin, a lo que íbamos, que Daniel Craig es un portento, eso está claro, ¿no?, sólo hay que ver la primera persecución para darse cuenta. Cualquier otro ser humano ya se habría dejado el hígado y el bazo en la segunda hostia, pero no sé qué pasa que a los británicos los hacen de otra pasta. Suerte de su tediosa y engolada flema, que si no volverían a dominar el mundo. Si los españolitos dispusiéramos de su secreto ya habríamos invadido primero Polonia y después el Mundo, con un par de huevos, mas nuestro CESID o como ahora carajos se llame no ha ido nunca demasiado allá de lo risible. En definitiva, que ser british mola, te cunde el gimnasio que es una barbaridad, sobre todo cuando eres joven, y claro está, las tremendas gachís se te pegan al musculamen como raja de culo a calzoncillo. Mojas un día sí y el otro también. Aunque supongo que para todo eso es también necesario apellidarse Bond, si no me equivoco, porque luego mirad qué otros jetos de la Pérfida Albión vagabundean por ahí. Pensad en Rowan Atkinson, o en John Cleese, así a bote pronto. ¿Vosotros los veis encajando un golpe de grúa industrial en pleno epigastrio? Pues yo tampoco.

Pero me estoy descerebrando por momentos. La cuestión más o menos es esta, que nos lo tragamos todo, como las vacas, nos lo dan más o menos masticadito y ala, igualito que ellas, a rumiarlo despacito y bien. Renovarse o morir, como mandan los cánones, aunque sea renovándose con los más viejos harapos que encuentres en el baúl de la abuela, porque si te has de poner a parir nuevas historias ten cuidado, no sea que se te hernie el cerebelo y tengamos que llevarte al doctor House, que te ponga unas lavativas. Y que conste que a mí ya me está bien, me lo pasé bomba, ya estaba cansado de tanto Bond haciéndose el graciosillo y tirando de gadgets para salir con bien de todo apuro. Este nuevo Bond, que es, recordémoslo bien, el viejo Bond, es decir, el Bond de hace muchos años, cuando fue joven, aunque entonces no había telefonía móvil y ahora en cambio parece que todo el tinglado lo patrocine en la sombra Vodafone. Pero qué se le va a hacer, de algún sitio hay que sacar la pasta para destrozar coches de lujo y cambiar fichas de plástico por millones de dólares, haber si os créeis que una peli Bond se la saca uno del refajo como el que acude a Steve Martin a que le saque un molar. Así que bien por el Bond hipermusulado y poco dado a darle a la bocaza. Me gusta como encajas, tío. Sobre todo lo de la cuerda boloncha en las pelotas. Tú sí que tienes un par y no el toro de Osborne. ¡Que los quiten todos! Y por gustar me gusta hasta tu manera de especular con el mercado inmobiliario. Eso mismo, ¿Venecia?, que la hundan toda y construyan un aparcamiento…, y también un centro comercial, por supuesto, que en algún sitio tenemos que vender los deuvedés versión extendida y director’s cut.

Aunque me extraña, la verdad, lo poco avispado de algunos editores, que no han aprovechado este nuevo lavado de cara para sacarme en kiosco la Ian’s Fleming Complete Collection, con portadas nuevas y la primera pieza del smoking, esto es, la pajarita, de regalo con la primera entrega. Y con la segunda unos labios postizos de silicona, para poder molar a lo Craig y tener todo el rato pinta de chico Martini. Te paso incluso hasta que tus chicas Bond no sean, la verdad, del mejor ver y óptimo catar, pero ahora que lo pienso, estabas empezando, ¿no?, al fin y al cabo eran tus primeros ligues: luego con los años ya fuiste afinando con las mozas. Aunque me turba siempre una cosa, y más en los tiempos que corren, tu despreocupada fiebre priápica. ¿No te asusta el Sida, macho? ¿Y la gonorrea? ¿O la sífilis? ¿Y de las ladillas qué me dices? Ah, claro, que tú eres un gentleman y a ti estas mierdas no te afectan, que para eso distéis el callo en Trafalgar… En fin, que después de todo no está mal el saldo, te da hasta para poner una conferencia con las islas Malvinas, conque iré a ver tu próxima aventura si es que me encuentro todavía por estos pagos, y contaré ansioso los días que falten para tu jubilación, porque a partir de entonces la seguridad del mundo recaerá única y exclusivamente en las manos del buenazo de George Bush y entonces sí que habremos pisado mierda. Que Dios y la Reina nos cojan confesados. Al fin y al cabo lo único que hecho en falta del antiguo Bond, es decir, el Bond que serás con los años, es Spectra, que claro, ahora que lo pienso bien, todavía no se ha formado, o poco le debe faltar… ¿Quién sabe?, tal vez derive como ramificación ultrabastarda de Al-Qaeda, y el tipo mandamás acariciando al gato que jamás enseña la jeta será el mismísimo Laden. Conque ya sabes, carga bien las pilas que no veas todo lo que se te viene encima, monín… Ah, y a Christopher Lee, si puedes, dale un par de hostias bien dadas de mi parte, así, PLAS!, PLAS!, manaza abierta y de izquierda a derecha, que siempre me cayó un poco gordo y hay que bajarle esos humos…

Mis costumbres…

He descubierto porque no consigo despertarme por las mañanas. Incluso con el despertador, y dos alarmas en el móvil, que se repiten cada 7 y 9 minutos respectivamente. Aunque procure esconder el móvil cada dia en un sitio diferente y cambie la melodia sistematicamente todas las semanas.

La tableta de 30 antiestaminicos para mi alergia de caballo, me ha durado escasas dos semanas. Eso sí, de la alergia ando estupenda.Debe ser que mi memoria es muy a corto plazo, y no de pez como suponía, y me los debo de encasquetar de dos en dos…

He descubierto tambien que cada cual tiene su manera de dormir y de no dejar dormir a los demas. Veamos:

Mi madre, dormimos a puertas cerradas y a un piso de diferencia, y aun asi ronca tan fuerte que tiemblan los tornillos de mi cama… Lo raro es que la suya resista (para que digan que los muebles de Ikea no son buenos!!!, aunque por cierto el otro dia me cargué una estanteria de un costalazo accidental) y que mi hermano la soporte.

Mi hermanito, no puede dormir si no tiene a alguien a quien darle patadas, menos mal que por lo general duerme con mi madre, xq al dia siguiente te levantas como si te hubieran dado una paliza skinhead (literal)

Angel o Demonio tambien se las trae. Sufre el, recien bautizado por mi, sindrome de las muñecas de famosa. La dolencia tipica de dicho sindrome es la siguiente: una leve inclinacion de mas de 45º acaece que los parpados se le cierren. No parece grave, tan solo deja conversaciones cortadas bruscamente por un “creo que me estoy durmiendo” seguido de un ronquidito tipo dibujo animado inesperado. Y de vez en cuando, en mitad de la noche se la puede oir y mas o menos entender algo como “nooo… no puedo jugar a eso. Que no! Que no se como funciona ese programa” ¡Eso es deformacion profesional y lo demás son gilipolleces!

Mi Makarra tambien tiene sus puntos. Aparte de las comprensibles guerras con las mantas, él tiene calor y le da una patada y te quedas tu tiritando de frio, eso es muy tipico. Lo que ya no lo es tanto es lo que me hizo la primera noche que estuvimos en Pamplona.

Llevariamos durmiendo unas dos o tres horas, lo que se llama el primer sueño. A todo esto, y no entiendo bien como pudo ser, me salta por encima, me empuja para su lado y al segundo comienza a chillarme enfurecido: “¡Me has quitado el sitio!¡Me has quitado el sitio! ¿Xq me has quitado el sitio?!!” Dros que susto! Y claro, entre el rebote que te da el corazon, el que no entiendes que ocurre ni porque tanto alboroto, ni la razon del empujon ni de que te salten, balbuceas algo como, “si has sido tu que me has empujado…”. Volvimos a nuestros sitios. Curiosamente a la mañana siguiente solo tenia un vago recuerdo y casi no se lo creia.

Luego estan las manias. Y ahi entro yo, soy la maniatica. Necesito dormir en el lado izquierdo de la cama, si no no puedo. Y del lado derecho, si no tampoco, y en mi postura retorcida, es decir, de cintura para arriba de lado y de cintura para abajo boca abajo… Complicado.

Por lo demas, yo no me muevo, creo que no ronco, hace años que no hablo en sueños, aunque soy capaz de mantener una conversacion complicada y escalofriantemente coherente y no recordarla nunca sin despertarme.

Su único amor….

La mujer del cabello largo y gris andaba despacio mientras recordaba lo sucedido, intentaba analizarlo desde otra perspectiva distinta. Cuando sucedió todo ella había sido parte implicada, por lo tanto su objetividad quedaba anulada.

El ruido incesante de la lluvia no había parado en toda la noche, intercalando estruendosos truenos. Uno de los truenos debió amortiguar el sonido del disparo. También cabía la posibilidad de que hubieran utilizado silenciador. La policía todavía no se había pronunciado sobre el tema.

Ella había descubierto el cuerpo herido, inútil su rehabilitación, estaba muerto. El único hombre que había amado desde los trece años yacía muerto en sus brazos.

Lloró amargamente durante horas. El timbre de la puerta comenzó a sonar. Sus llantos cesaron. Aguzó el oído y pensó quién podría ser. No se levantó a abrir.

Cansados de llamar sin obtener respuesta y ante la gravedad de la situación, una vecina había llamado alertando del sonido de un disparo procedente del piso contiguo, decidieron forzar la cerradura y entrar.

En el salón la encontraron con el rimel corrido, la peluca en el suelo, el relleno del sujetador esparcido por el sofá y como única prenda unas bragas.

Se la llevaron esposada y le hicieron muchas preguntas, pero no pudo responder a ninguna, había entrado en estado de shock. Un médico la examinó y dijo que necesitaba descansar para recuperse, le hizo tomar una pastilla que ella tragó con agua. Cuando se quitó la manta que le había proporcionado un policía para cubrirse dejó en ella un dulce olor a fragancia. A cambio sólo pidió su peluca.

Ahora bajo los efectos del tranquilizante recapacitaba sobre lo ocurrido.

Su amor muerto, él como hombre sólo había conocido el amor de un hombre, nunca había estado con una mujer, sin embargo, a su amor le gustaban las mujeres y mucho. A él lo tenía para cubrir la falta de éstas en las noches solitarias, y para colmo lo hacía vestirse como ellas.

“Desde fuera, como si no me hubiera ocurrido a mí, así podré ayudar a la policía a esclarecer quién mató a mi amor” pensó.

De repente llegó a una puerta, intentó cruzarla, mas unas manos lo retuvieron. “A donde te has creído que vas” dijo alguien. Esa voz le resultaba familiar. La medicación empezaba a hacer efecto y pudo verlo todo claro: Estaba en el psiquiátrico por haber matado a su amor, su único amor desde los trece años, sin él nunca hubiese descubierto las maravillas del sexo, sólo con él y para siempre. No podía ser, su amor muerto y él en el psiquiátrico. No le gustaba ese final.